TECNOESPACIO

Expresión y tareas

¿Y… después de muertos?

Por Monti

L os mexicanos tenemos tradiciones que nos llenan de orgullo. Compramos la “alegría” en un cuadrito de amaranto, disfrutamos de los “huesitos” en masa horneada que conseguimos en cualquier panadería, colocamos el nombre de algún conocido en una calavera de chocolate sin que esto signifique que le estamos deseando la muerte.

Sin fines propagandísticos de alguna religión, me es grato comentar que el sermón del sacerdote en misa de “Todos los Santos” es bueno para reflexionar.

Sí, el 2 de noviembre en mi familia es tradición asistir al panteón donde reposan los restos de nuestros seres queridos, además de la ofrenda que realizamos en casa, ese día llevamos flores y adornamos las tumbas.

Pero, regresando al sermón del padre, advirtió que no solamente es llevar un presente a los “muertos” sino lo qué pasa con los seres queridos que están vivos y quizá no visitamos. Realmente es cierto, cuantos “te quiero” no quedan atorados en nuestra garganta y se ahogan tras un suspiro anónimo, cuántos abrazos se han quedado en duda por temor o pena…

Lo esencial del sermón fueron las preguntas finales ¿Ustedes, están listos para morir? ¿Han realizado todo lo que desean? y finalmente ¿Cómo te estás preparando para tu último día?

 Sin ser fatalistas pensando que tal vez mañana no despertáremos, la lección del sacerdote es buena, en el sentido de meditar con respecto a lo único seguro que tenemos el día que nacemos: la muerte. El rehusarnos a pensar en ello es quizá la causa de que cuando llega es tan dolorosa.

Día de muertos: la añoranza de las personas que ya no están con nosotros, de aquello que fue o quisimos que fuera ¿Por qué añorar algo que podemos vivir ahora? Leí de un escritor brasileño “Más triste de lo que acontece, es lo que nunca aconteció”, estas palabras, en lo personal, son muy significativas.

¿Por qué las cruces no tienen a Jesús?

Dentro del discurso religioso, se mencionó por qué en los panteones hay cruses sin la imagen de Jesús Crucificado. Esto se debe a la creencia católica de la resurrección donde la ausencia de Jesús en la cruz simboliza la victoria del mismo sobre la muerte, ya que según las escrituras, Cristo resucito al tercer día.

 Por tanto una cruz sin Jesús sobre una tumba simboliza para los católicos la esperanza de que nuestros difuntos resuciten, según las escrituras, y venzan a la muerte.

Anuncios

3/noviembre/2009 - Posted by | Generales | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: