TECNOESPACIO

Expresión y tareas

Entrevista a José Luís Moreno Borbolla

Es parte de la política de Estado, no ceder ante los movimientos sociales… hasta después” fue una de las tantas impresiones que el Presidente del Consejo de Administración del Centro de Investigaciones Históricas de los Movimientos Sociales, AC (CIHMSAC), José Luís Moreno Borbolla, compartió para este medio.

También compartió sus ideas, del presente y del pasado, y sus anécdotas, pues también estuvo involucrado en el movimiento estudiantil del 68, desde su inicio hasta su conclusión el 4 de diciembre de 1968.

¿Qué fue el movimiento estudiantil del 68?

Un movimiento que nos tomó a todos por sorpresa. Empezando por los estudiantes, quienes nunca imaginaron que participarían de manera activa en política, y al gobierno que no esperaba tal respuesta por parte de los estudiantes.

Por aquél entonces el poder del gobierno era absoluto, no sólo reprimía las manifestaciones por la fuerza, también recurría a las campañas de desprestigio y a los chantajes por medio de los sindicatos, etc. Y se encuentra con una fuerza a la que no puede manipular, a la que no les afecta una campaña de desprestigio y con la que cada vez tiene menos pretextos para reprimir violentamente.

También fue una gran escuela política, la mayoría de los cambios sociales que vinieron después del 68, se deben en gran medida a los compañeros que continuaron la lucha como activistas.

¿Cómo inició?

Como todos sabemos, a nivel mundial ya se venían dando manifestaciones de este tipo (estudiantiles), cuando el movimiento mexicano inició, sabíamos qué se quería lograr y por qué medios, además de tener una referencia de los problemas que se enfrentarían.

Tampoco fuimos el primer movimiento de ese tipo (social) ni en ese año que se gestó en México. Por ejemplo, ya en 1966 la universidad nicolaita (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo) ya se había manifestado en contra del gobierno, también lo hicieron otras universidades del interior de la república, así como los ferrocarrileros, enfermeros, etc. En fin, un gran sector de la población ya estaba descontento y buscaba la forma de manifestarse.

Y hablando propiamente del movimiento estudiantil, se le ha querido dar gran trascendencia al pleito entre una vocacional del IPN y una preparatoria de la UNAM, que terminó con la represión y arresto, no sólo de estudiantes sino de los profesores. Días después se quiso hacer una manifestación para protestar por este incidente, y qué sucede, que lo vuelven a disolver las fuerzas policiales y no lo dejan avanzar.

Esto sucede un par de veces más. Incluso el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, cuando quiso manifestarse a favor de los estudiantes, a él tampoco lo dejan avanzar mucho. Ante tal escenario, los estudiantes se organizan, conforman su Consejo Nacional de Huelga, su pliego petitorio y se manifiestan contra el estado autoritario, la falta de democracia y de espacios para expresarse.

¿Cómo ingresó al movimiento?

Yo tenía 16 años en ese entonces, estudiaba en la “Voca” 8 en primero. No tenía muchos años de llegar de provincia, con decirte que yo no sabía quien era el Che Guevara, y como comenté hace rato, fui de los que no se imaginaron participar en política.

Pero sucede que por donde vivía, tenía unos compañeros con una larga participación en política. Me junté con ellos e hicimos una planilla para competir por la sociedad de alumnos, para cuando se dio el enfrentamiento entre la voca y la prepa nosotros estábamos en plena contienda.

Por eso digo que nos agarró por sorpresa, cuando se formo el Consejo, que incluía tres representantes de cada escuela, nosotros ya estábamos en el proceso y no podíamos desertar. A partir de ese momento dediqué gran cantidad de mi tiempo al movimiento y a la política, de la que me retiré formalmente en 1988.

¿Es verdad que para octubre el movimiento venía en decadencia?

Es una forma que muchos tienen de verlo. Es decir, debido a su propia naturaleza, ningún movimiento social puede mantenerse constante, y aunque el movimiento estudiantil fue de menos a más, llegó un momento en que la gente dejó de asistir. Por diversas razones, algunos por la campaña de desprestigio, otros porque ya estaban asustados y algunos más porque no tenían una razón para luchar; el ejército había tomado muchas escuelas y para ese entonces liberaron varias.

Aún así el movimiento siguió trabajando normalmente, sí hubo un reflujo en cuanto a la cantidad de gente que nos apoyaba, pero no sé si tanto para afirmar que iba en decadencia.

¿Qué pasó después?

Cuando te enteras de lo que paso ese día, estuve ahí hasta poco antes del hecho, tuve que salir en una brigada a repartir volantes, entramos en shock; imagínate, te enteras por tus conocidos de lo que pasó y al día siguiente el país despierta en calma, como si nada hubiera pasado.

Fue de tal magnitud este shock, no sólo entre los dirigentes, que aunque tratamos de seguir con las manifestaciones relámpago y las brigadas, ya no lo hacíamos con la misma intensidad y entusiasmo, tampoco nos tomaban en cuenta como antes y fue así el movimiento perdió fuerza y se disolvió.

¿Cómo concluyó finalmente el movimiento?

Formalmente, el movimiento se levantó el 4 de diciembre. Nosotros sabíamos y tampoco queríamos que durada eternamente, pero el pliego petitorio todavía no se había resuelto, así que al interior de la asamblea había varias posturas; los que querían continuar con la lucha, los que querían levantarla totalmente y los que pedían un receso mientras recuperábamos las escuelas para reorganizarnos y a partir de ahí continuarla. Finalmente sucedió lo segundo.

Se habla de cientos de muertos y desaparecidos, la versión oficial dice que fueron menos de 50 ¿Dónde podemos comprobar la versión estudiantil, dónde están los nombres de esos muertos y desaparecidos?

Eso no es posible, no existe hasta el momento un acta o un documento donde se afirme con certeza cuántos y quiénes son los muertos y desparecidos ese día. Porque no se levantaron denuncias y porque algunos familiares de estas personas prefirieron guardar silencio.

Yo recomiendo un acercamiento a las fuentes orales. Hay muchas personas que estuvieron ese día ahí y pueden dar testimonio, también los que vivían en la zona y vieron los cadáveres y cómo los levantaban…

Si el dato y el documente existen, es posible que el ejército lo tenga muy bien resguardado. Pero hasta la fecha, la única manera de acercarse un poco a la cifra es a través del testimonio oral.

¿Qué cambios trajo el movimiento?

En ese momento el gobierno no cedió nada, la huelga se levantó sin que se resolviera el pliego. Pero, la política de Estado en ese tiempo fue, y sigue siendo, no ceder nada a los movimientos sociales hasta después.

Para ellos no es lo mismo decir que las cosas cambiaron por la intervención de un movimiento social, a decir que las reformas se llevaron a cabo gracias a la buena voluntad de los dirigentes. Así fue, después se modificó el artículo 145, y con el tiempo se fue alcanzando mayor libertad de expresión.

El día de hoy ¿se puede decir que se cerró el caso?

No. El crimen no se ha resuelto y los culpables siguen impunes. Aunque se ha avanzado mucho en esclarecer el cómo paso y por qué paso, creo que aún no se ha resuelto el caso.

Con el juicio a Luis Echeverría ¿no considera que se hizo justicia?

No, por varias razones. En primera, se realizó fuera de tiempo. Segundo, se utilizó como moneda corriente para que el “PAN” negociara con el “PRI”.

Es decir, llega Fox al poder e inmediatamente se inicia el juicio. Cuando la primera dama está en la mira de los medios de comunicación, como por arte de magia se gira orden de aprehensión contra varios involucrados.

Poco antes de las elecciones, se gira orden de aprehensión contra Luis Echeverría y pasando las elecciones se le absuelve. Entonces, lo que pudo ser un medio para lograr justicia no lo fue, y como no es posible juzgar a una persona dos veces por el mismo delito, el crimen sigue impune.

Finalmente, quisiera cerrar preguntándole ¿Qué diferencias hay entre los jóvenes del 68 con los de ahora?

En aquel tiempo sabíamos que para alcanzar un objetivo, teníamos que trabajar unidos. Últimamente está muy en boga la idea del proyecto individual.

No digo que los jóvenes de ahora no sean críticos, sino que tienen esa idea de hacer las cosas ellos solos. Te pongo de ejemplo al SME, quiénes apoyaron, y qué pasó después, si luchan lo hacen solos y si los apoyan es por algún interés.

Pero tampoco es culpa de ellos, vamos, antes todavía existían dos modelos para elegir, todavía estaba vigente el sistema socialista, se podía aspirar a ese ideal. Ahora que el capitalismo ha ganado y se encuentra como único modelo, los jóvenes no tienen ese referente, esa alternativa que los una contra el Estado.

Y mira que parece que otra vez estamos llegando a tiempos de autoritarismo y represión, pero que exista una manifestación social como la del 68, ya creo que no.

Anuncios

3/octubre/2010 - Posted by | Extraescolares |

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: